34 MDQ FILM FEST: RESEÑA DE “LAS BUENAS INTENCIONES ” DE ANA GARCIA BLAYA

Las buenas intenciones, film de Ana García Blaya, se presenta en la sección Competencia Argentina del Festival de Cine de Mar del Plata. La Directora, de la mano y con la guía de un material de archivo de su padre, nos acerca una película con una historia que divierte y emociona con una musicalización muy especial.

Las buenas intenciones cuenta la historia de tres hermanos pequeños en la década de 1990: Amanda, Manu y Lala. Sus padres están separados y se puede ver a simple vista las diferencias que tienen entre ellos, principalmente en la forma de criar a los hijos. Gustavo, el padre, es un hombre que vive sin estructuras, con estilo muy libre y un tanto hippie. Mientras que la madre prefiere un estilo más ordenado y estructurado para criar a los niños. Cada espectador tendrá su estilo favorito. Pero, el film de Blaya, se focaliza en mostrar cómo viven estos niños con el padre y cómo es el vínculo entre ellos. Para esto la Directora contó con material de archivo que grabó su mismísimo padre cuando ella era pequeña. Imágenes únicas, que muestran claramente el tipo de educación, compresión y amor que había entre ellos. La mezcla de estas imágenes originales y las ficcionadas es uno de los aciertos del film. Está tan bien realizada esta edición que permite al espectador comprender por completo el vínculo y la forma de vida que el padre les proponía a sus hijos.
Otro gran acierto del film es el elenco. Los tres niños regalan actuaciones brillantes. Se destaca un poco más, Amanda Minujín, quien interpreta a la hermana mayor que llevará la batuta en las situaciones donde el padre evada las responsabilidades. Una interpretación sólida, con escenas impecables de padre e hija que emocionan hasta las lágrimas. Javier Drolas, quien interpreta al padre, también nos regala una gran actuación, personifica un hombre con muchos matices y el espectador logra comprender al personaje por completo. Sus escenas con los niños y el vínculo que generó con ellos son brillantes.
Al comienzo, mencionamos la musicalización como uno de los puntos fuertes del film, y lo confirmamos, porque la música acompaña todo el relato y forma una parte importante de la vida de los protagonistas. Una disquería como escenario donde trabaja el padre de la familia, amigos que cantan con guitarras en todas las reuniones y un padre que musicaliza los viajes al colegio con rock nacional. La música no solo acompaña el relato sino que lo completa a la perfección porque permite al público terminar de comprender la personalidad del padre y los niños. De hecho, una escena con la versión en rock del himno nacional argentino, no solo es brillante desde la dirección y la actuación, sino que muestra en pocos minutos como es ese padre: descontracturado, amoroso y dedicado a su forma; y con un perfil de héroe terrenal que hace que los niños dejen de lado el desorden de su vida y se concentren solo… en las buenas intenciones.
Las buenas intenciones es una de las recomendadas de la Competencia Argentina. Entretiene y emociona con un elenco brillante, una dirección precisa y una historia de familia, amor y comprensión que conquista al público.

*Las buenas intenciones se presenta en la sección Competencia Argentina de la 34° edición del Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s