«CENIZAS AL MAR» Y EL PESO DEL PASADO

El pasado jueves 22 de septiembre se estrenó en el cine Gaumont Cenizas al mar, escrita y dirigida por Diego Musiak y protagonizada por Fabián Vena. La comedia romántica fue filmada en 2021 en playas de la Costa Atlántica cercanas a Mar del Plata. Tiene una duración de 80 minutos y se puede ver en ese cine o en la plataforma de Cine.ar.

Iván (Fabián Vena) vuelve a la Argentina para entregar al mar las cenizas de su padre recientemente fallecido. Se nos presenta como un hombre de mediana edad aparentemente exitoso. Lo acompaña su novia Ceci (Sonia Zavaleta) de unos 20 años menos. Sin embargo, algo que parecía ser un trámite se vuelve tortuoso cuando la angustia le impide deshacerse rápidamente de los restos y decide tomarse un tiempo para procesarlo. Mientras él sigue aturdido, Ceci hace el check in en un hotel desierto por la lejanía de la temporada. Pronto nos enteramos que el hotel es manejado por Sofía (María Ucedo), una mujer que Iván conoce de su vida anterior y cuyo encuentro genera conflicto. Él quiere ser perdonado, ella no quiere saber nada. En el medio se coloca Mery (Cumelén Sanz), la empleada del hotel de particular relación con Sofía y cuya curiosidad y picardía nos va revelando más información sobre la historia de los personajes y su vínculo. El correr de los días se entrelaza con un surrealismo onírico con múltiples giros. Cada certeza abre paso a una nueva intriga. El regreso de Iván a su pasado lo conduce a repasar las decisiones tomadas a lo largo de su vida que lo llevaron por un camino entre tantos posibles y que lo depositaron donde está hoy, parado frente a una nueva encrucijada.

Fuente: prensa

Diego Musiak cuenta que planeaba el rodaje en otra ubicación y con otro presupuesto “para finalmente centrarme en la verdadera historia que quería contar. El tiempo no vivido. El tomar conciencia que la vida va por otro lado, no por el que creemos; casi les diría que por el opuesto. Entonces, la pregunta sobre cómo puedo recuperar el tiempo perdido, se hace imposible de responder, ya que el que perdura es el tiempo y no nosotros”.

Fuente: prensa

Por otra parte, según Fabián Vena “en el producto final quedó un filme muy noble, chico por lo independiente y sin necesidad de generar efectos, muy honesto, muy bello, que termina hablando de sentimientos que nos recorren constantemente: cómo vivir, cómo relacionarnos en los vínculos, cómo es la muerte, en un viaje cinematográfico que combina una imagen bella, una banda de sonido espectacular, actuaciones honestas y situaciones humorísticas» (fuente: Télam).

Fuente: prensa

La película es entretenida y mantiene al espectador atento a lo que pueda pasar con cada giro narrativo. Intenta esquivar el golpe bajo cortando cada momento emotivo con una risa. Sin embargo, cae en algunos lugares comunes de las historias que se meten con la crisis de la mediana edad. Por momentos los diálogos se vuelven algo chatos y las reflexiones del director se ven en la superficie en lugar de sumergir a quien mira en la esencia de sus protagonistas. A pesar de eso, las interacciones entre actores están bien logradas, sin necesitar interpretaciones muy exigidas consiguen plasmar la intimidad que une a cada personaje con los demás.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

8 − 3 =